Bta.
Assunta

Bta. Assunta

En la Casa santo Nome di Gesù, la Santísima Assunta Pallotta realiza tareas modestas y humildes ...
Siempre servicial y sonriente con una sola consigna

7 de abril 1905 – Una joven FMM, llamada Maria Assunta acaba de morir atacada por el tifus. Tiene 27 años y estaba en China de misionera sólo desde hace casi un año. Sus hermanas la rodean rezando, de pronto sienten un perfume de violetas.

¿Qué es esto tan extraordinario…? ¡Es un signo!

¿Pero por qué un signo?

María Assunta ha vivido una vida como tantas otras. Nada de especial, nada de extraordinario… Pero lo que ha vivido, lo ha vivido en profundidad.

Nació el 20 de agosto de 1878 en Force, en la Región de las Marcas; en un pueblo pequeño situado en la cima de la colina. María Assunta comparte la vida sencilla, pobre y los duros trabajos de su ambiente y su familia.

Un día oye la llamada: “¡Ven, y sígueme!”. Los lazos familiares son fuertes. Sus padres se oponen. Su partida no es fácil. Sabe que la llamada de Dios es exigente, pero confía y a los 20 años deja su pueblo y todo para ser Franciscana Misionera de María.

Comienza una vida nueva para ella – al principio le resulta difícil – pero deja que Dios actúe en ella, como un niño maravillado al ver que su vida se transforma por la gracia.

Ir arriba